El productor Mike De Luca confirma “emocionado” que Ghost Rider 2 será una realidad, y revela varios detalles al respecto de un proyecto que nace con todas las susceptibilidades posibles por parte del sufrido espectador. De partida, esta secuela que parece estar próxima a recibir la luz verde por parte del estudio ya cuenta con un título provisional algo más sugerente que la caraterística suma de un 2 al título original: ‘Ghost Rider: Spirit of Vengeance’

Su argumento, del que poco se sabe salvo que se ambientará en Europa (y de ahí que no sepamos si el título hace referencia al villano conocido como ‘Vengeance’), se basará en el mismo borrador escrito por David Goyer en 2001, siendo este el principal candidato de los productores para hacerse con las riendas de la dirección, aunque el trabajo de este en la serie de televisión ‘Flashforward’ y la intención de que el film se ruede esta mismo año de momento parecen incompatibles. Así, se confirma que el principal “acusado” de la primera entrega, Mark Steven Johnson, no seguirá destrozando superhérores (recordemos que ‘Daredevil’ también es suya…). Eva Mendes tampoco reaparecerá como ella misma ya lo confirmó hace tiempo, no así Nicolas Cage, tan entusiasta como siempre a la hora de apuntarse a cualquier cosa con forma de película.

La intencion de sus responsables es hacerle un lavado de cara similar al que la propia Marvel llevó a cabo en su versión del popular ‘Hulk’ (el primer intento de Ang Lee fué via Universal Pictures), y así la cinta andará entre medias de lo que vendría a ser una secuela o un ‘reboot’, ya que aun sin tener en cuenta los hechos del primer film partirá de la base de que el personaje ya ha sido presentado. Por supuesto, dosis de violencia la justa, y la se buscará una calificación PG-13 en los USA. 

Por último, y no menos importante, es que esta secuela podría ser “víctima” de la fiebre del momento, y ser rodada al amparo de un formato que requiere de ciertas gafas para ser apreciado… como no podía ser de otra forma si nos atenemos al éxito del último film de un tal James Cameron.