Kate Winslet vive su momento más dulce. Durante años fue la eterna nominada, le costó seis candidaturas conseguir el Oscar, pero ahora, después de tocar el cielo al hacerse con la preciada estatuilla, su orden de prioridades parece haber cambiado. En estos momentos la familia ocupa el primer lugar en detrimento de su carrera. Tanto es así, que la protagonista de ‘El Lector’ no ha dudado en anunciar su retirada del cine, al menos durante un buen tiempo. La actriz británica quiere alejarse del mundanal ruido de Hollywood para centrarse en su familia, especialmente en sus dos hijos y en su marido, el director Sam Mendes. Y eso pese a reconocer que algunos de los guiones que le llegan son muy apetecibles y le cuesta decir que no. “Siempre tengo dentro el gusanillo”, reconoce la actriz que acto seguido asegura que antes que interprete es madre y mantendrá la promesa que les hizo a sus hijos. “Cuando regresé de los Oscar les dije a mis niños: ‘no me iré a ninguna parte por algún tiempo'”, reveló en declaraciones a Radar OnLine. Además, la actriz –que ha lucido su cuerpo en varias películas– ya anunció hace unas semanas que no volvería a desnudarse de nuevo ante las cámaras. “Cumpliré 34 años en octubre y diría que ha llegado el momento de no desnudarme más para una película”, insistió.