”Como Crimen y Castigo, pero con skaters”. Así definió el director estadounidense Gus Van Sant su última película Paranoid Park, basada en un libro de Blake Nelson y ganadora del premio del 60 aniversario del festival de Cannes. A estas alturas no hace falta preguntarse quién es Gus Van Sant y qué ha hecho hasta la fecha. Gerry – en la que dos amigos se pasaban dos horas caminando buscando un poco de aventura- , Elephant – un film machacado por la crítica, a la vez que sorprendió a muchos otros y que recreaba la matanza ocurrida en el instituto Columbine por parte de dos adolescentes- , Descubriendo a Forrester – protagonizada por Sean Connery y, quizás, su obra de corte más comercial – y Mala Noche – en la que el estadounidense demuestra que con pocos recursos y con 19.000 euros también se puede hacer cine- por poner algunos ejemplos de su filmografía. Paranoid Park nos cuenta la historia de Álex, un joven cuyos padres están separados y que, sin querer, mata a un guardia de seguridad en las proximidades de Paranoid Park, en la que practica skateboard junto con sus amigos.