En 1972, Mari y Phylis quieren celebrar el cumpleaños número 17 de la misma Mari, asistiendo a un concierto de un grupo musical; pero antes de ello, serán raptadas por un trío de desquiciados, quienes terminan violándolas y matándolas de una manera salvaje. Después de abandonar los cuerpos se dirigen a una casa cercana, donde después de unos momentos los dueños tomarán venganza contra ellos. Sin saberlo se han metido a la casa de Mari. Y los padres están enojados. Ese es el argumento de ‘La Última Casa a la Izquierda (The Last House on the Left)’, del año 72, cinta que le dio al director Wes Craven despunte en el género de terror junto con otros títulos como ‘Las Colinas Tienen Ojos (The Hills Have Eyes)’, en cintas de terror que tienen como indicador común, la masacre de persona a persona. Y es que Freddy Krueger hacía lo propio, pero era un terror de carácter muy fantástico. El pertenecer a inicios de la década de los 70’s, el estilo de la misma cinta nos pone de frente algo muy parecido a la serie B; donde las interpretaciones son bastante pobres, y el aspecto técnico poco desarrollado. Tristemente la historia era fuera de lo realmente salvaje, aburrida en muchos tiempos muertos; y para la época era muy visual. Con un título un poco más decadente que otro al pasar de los años, de cualquier manera Craven era y es ya un referente en el llamado terror moderno a pesar de sus múltiples fracasos cinematográficos.