Segundas partes nunca fueron buenas. Será porque esas segundas partes son hechas sólo para aprovechar el éxito de la primera y sostenerse de ella. Esto le sucedió a la ‘Ice Age: The Meltdown (2006)’, que aplicó la misma fórmula de la primera, dejando un sabor de boca muy desilusionante. Tal vez el problema fue que las rutinas se volvieorn predicibles y se quiso dar un mensaje de manera muy forzada. También influye el hecho que los animales de dicha época no son precisamente los más conocidos y todos los personajes ocuparon ya a los que sí lo son. Carlos Saldanha de nuevo toma las riendas de esta empresa para darse una tercera oportunidad. Tres años después de la segunda entrega los problemas fueron vislumbrados y el resultado salta a la vista. ‘Ice Age 3’ es una película, que si bien cae en lugares comunes y abusa de beber de aguas ya exploradas, logra presentarnos una aventura redonda, bien planteada, con escenas de acción, amor y ternura, dando un mensaje de amistad a lo largo de toda ella.