Parece que finalmente HBO ha recuperado su nivel luego de varios años de fracasos, algo que se confirma al descubrir que el estreno de la nueva comedia fue visto por 2.8 millones de espectadores, convirtiéndose en el estreno más exitoso de la cadena en dos años.

, sobre un hombre () que decide convertirse en un gigolo luego de perder todo, se convirtió en el estreno más importante de HBO desde John From Cincinnati, que fue presentado luego del final de Los Soprano en junio del 2007.

En realidad toda la noche del domingo fue un gran éxito para HBO, dado que el nuevo episodio de alcanzó un nuevo punto alto de la serie, llegando a los 3.7 millones de espectadores, lo que significa que mantuvo un 67% de su audiencia.