Más acción y menos diálogos. Esto es lo que buscan los directivos de Universal que han “invitado” a Tarantino a regresar a la sala de montaje para darle algunos retoques a la versión que se verá en los cines de ‘Inglourious Basterds’ (‘Malditos bastardos’). No se llevó la codiciada Palma de Oro, pero tampoco se fue de vacío de Cannes -el alemán Christoph Waltz se llevó el premio al mejor actor- aunque las sensaciones que dejó tras su proyección en el Festival francés fueron muy dispares y dejaron algo frío a unos espectadores que, teniendo en cuenta la carrera de Tarantino, esperaba algo más “brutal”. La falta de ritmo de en la narración fue el reproche más generalizado entre los críticos que vieron la cinta. El director de ‘Kill Bill’ y ‘Pulp Fiction’ le dará unos retoques a la cinta que, según asegura una información publicada por Variety, consistirá, entre otras cosas, en añadir alguna escena de acción ya rodadas y que ese quedó en el cajón ya que la duración actual de la cinta se lo permite. El montaje de ‘Inglourious Basterds’ que se presentó en Cannes duraba poco menos de dos horas y media y, por tanto, a Tarantino le queda todavía margen hasta llegar al límite impuesto contractualmente, que es de dos horas y 48 minutos. Eso sí, para meter esa dosis extra de acción y contentar a los directivos de Universal Tarantino ha tenido que sacrificar el papel que encarna from Hong Kong actress Maggie Cheung (‘Hero’, ‘Deseando amar’). De hecho, Tarantino ya se ha puesto en contacto con la actriz, natural de Hong Kong, para comunicarle que tras la premiere en Cannes se verá “forzado” a retocar la película y cortar su papel. Cheung tendrá que esperar a que se lance el montaje del director para ver a su Madame Mimieux entre los bastardos de Tarantino.